21/11/2011

“Cuando los acreedores son los rescatados”, artículo de F. Fafatale publicado en Diagonal.

(CITO DE DICHO ARTÍCULO)

La deuda privada, especialmente de bancos y empresas, supone el 84% de la deuda total que ha contraído la economía española tras la burbuja inmobiliaria. Pero veamos cómo se distribuye la deuda total de la economía española. Daniel Gómez-Olivé, investigador del Observatori del Deute en la Globalització, ha sacado sus datos de fuentes tales como el Banco de España o el Banco Internacional de Pagos. Gómez-Olivé calcula que la deuda total española asciende al 400% del PIB, unos 4,25 billones de euros. Nótese que hoy por hoy el Fondo de Rescate Europeo (FEEF) sólo dispone de 440.000 millones de euros.

De esos 4,25 billones de euros, sólo 700.000 millones corresponden a las administraciones públicas, algo menos de un billón de euros a las familias (mayoritariamente hipotecados), y el resto corresponde a empresas, incluidas las inmobiliarias (1,3 billones de euros) y bancos y cajas (1,35 billones de euros). Dicho de otro modo, “el 84% de la deuda total ha sido adquirida por actores económicos privados, siendo los bancos (con un 32%) y las empresas no financieras (con un 31%) los principales causantes del sobreendeudamiento de la economía española”.

¿Cómo ha sido posible llegar a tal situación de sobreendeudamiento? Principalmente porque Alemania alimentó, vía créditos sin control, la burbuja inmobiliaria española, explica Gómez-Olivé; “si promotores y constructores españoles pudieron endeudarse de una manera tan irracional fue por la facilidad que tenían de encontrar crédito barato. Un crédito que les venía, en gran medida, de Alemania directa [vía préstamos al sector inmobiliario] o indirectamente [prestando a bancos españoles]”, resume este investigador.

Quiénes son los acreedores

Según un informe publicado en marzo de 2011 por el Banco Internacional de Pagos (BIS), los bancos de Alemania poseían el 22% de la deuda externa neta. Le seguían los bancos de Francia con un 20%, los de los EE UU con un 17%, los de Gran Bretaña con el 14%, los de Italia con un 4% y los de otros países de la UE con un 16%. “De ahí que las llamadas de Merkel, Sarkozy, Obama y de la Comisión Europea en mayo de 2010 al presidente Zapatero para que priorizase el pago de la deuda por encima del gasto social tuvieran su efecto esperado, ya que quien llamó no fue más que el cobrador del frac”, explica Gómez-Olivé.

(…)

En cuanto al déficit público (diferencia entre los ingresos y los gastos de todas las administraciones públicas), en tan sólo dos años, el Estado español ha pasado de tener un superávit del 2% en 2007 a un déficit del 11% en 2009. Esto es así en parte por las ayudas al sector bancario (por parte de Estado español), que el investigador cifra en un mínimo de 100.000 millones de euros. Así, a finales del 2010 el déficit fiscal se situó en el 9,2% del PIB español (98.227 millones de euros), cuando la media de la UE es del 6,4%.

La deuda pública española, de aproximadamente el 60% del PIB, es de las más bajas de los países de la zona euro. Por ejemplo, la de Francia está en el 82%, la de Alemania en el 83%, la de Bélgica en el 97%, la de Italia en el 119% o la de Grecia en el 143%. La media de la UE era del 80% y la de la zona euro del 85%. Según Gómez-Olivé, la deuda pública española ha aumentado del 40% en 2008 al 60% en 2010 “precisamente por la necesidad del Gobierno central de emitir deuda pública para poder hacer frente a las ayudas a los bancos privados y al aumento del déficit…

(…)

Además, el analista destaca que “los bancos e inversores españoles son los principales acreedores de la deuda pública española, al poseer un 55% de la misma. Como acreedores obligan al Gobierno a que priorice el pago de las deudas que el Estado tiene con ellos por encima de su obligación básica, que es la de cubrir las necesidades sociales básicas de la población”. Por último, desde ODG, Dani Gómez-Olivé i Casas aclara que cuando se habla de “presión de los mercados financieros”, esa presión también tiene nombres y apellidos españoles: Emilio Botín, del Banco Santander; Francisco González, de BBVA; Rodrigo Rato, de Bankia; o Isidre Fainé, de CaixaBank.

(…)

Según un informe de marzo de 2011 del Banco Internacional de Pagos, cabe resaltar que el 89% de lo que la economía española debe a los bancos extranjeros, cerca de 715.000 millones de euros, lo debe el sector privado español. Los acreedores principales son los bancos alemanes, franceses y estadounidenses.

(FIN DE LA CITA)

Fuente: http://www.diagonalperiodico.net/Cuando-los-acreedores-son-los.html

Información sobre el Observatorio de la Deuda en la Globalización: http://www.odg.cat/es/inicio/ODG/2.php?id_pagina=2&id_noticia=&id_agenda=&publicacions=&id_publicacions=&categorialink=&id_butlleti=&any_but=&id_nota=&id=