23/12/2011

“¿Al servicio de quién está el Banco Central Europeo?”, artículo de Miguel Ángel Luque Mateo en la publicación de información alternativa Diagonal.

(CITO DE DICHO ARTÍCULO)

El Banco Central Europeo (BCE) anunciaba en la segunda semana de diciembre, en coordinación con los principales bancos centrales del mundo, nuevas “medidas no convencionales para facilitar un acceso del sector bancario europeo a la liquidez y mejorar el funcionamiento del mercado interbancario”. Además de rebajar los tipos de interés en un cuarto de punto, hasta situarlos en el 1%, las principales novedades consisten en permitir que los bancos puedan recibir préstamos del BCE por un período inusualmente largo de tres años, en lugar de uno, además de relajar las garantías que se les exigen para poder solicitar esos préstamos. En definitiva, se trata de aumentar aún más la barra libre de liquidez al sistema bancario y vaya si lo ha hecho. Las peticiones en la primera subasta de liquidez a tres años han roto todos los cálculos. 523 bancos europeos han solicitado 489.000 millones de euros, correspondiendo entre 50.000 y 100.000 millones a entidades españolas.

Lo paradójico de la situación es que, mientras esto ocurre, los Tesoros Públicos de los Estados de la periferia Europea se encuentran con crecientes dificultades para poder colocar las sucesivas emisiones de deuda, debiendo pagar, además, un interés cada vez más elevado (entorno al 5-6%, en el caso de los bonos españoles). ¿Y quién se beneficia de esta alta rentabilidad que detrae unos ingresos públicos que se recortan de otras partidas? Pues, precisamente, el mismo sector financiero que, a pesar de todas las dificultades, se aprovecha de un sistema que le permite ganar sobre un 4-5%, simplemente, prestando a los Estados al 6% el dinero que antes ha recibido del BCE al 1%. En este sentido, según cálculos de un banco de inversión, de cada dos euros pedidos a la institución europea, uno se destinará a comprar deuda soberana y el otro a refinanciar los préstamos que ya tienen contraídos con el propio BCE. Poco o nada quedará para el crédito a la economía real (pymes y familias). Así, por ejemplo, según los datos de la Autoridad Bancaria Europea, los grandes bancos españoles han elevado su cartera de deuda pública estatal en un 1,83% en los nueve primeros meses del año, al tiempo que han reducido el crédito a la Administración pública en un 12%.

(FIN DE LA CITA)

Fuentes:

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=141823

http://www.diagonalperiodico.net/El-BCE-pone-el-ajuar-en-la-boda-de.html

(Miguel Ángel Luque Mateo. Profesor de Derecho Financiero y Tributario de la Universidad de Almería. ATTAC-Andalucía)