01/04/2011

“Japan Post´s stalled sale a saving grace”, artículo de Ellen Brown en Asia Times Online.

(CITO DE DICHO ARTÍCULO)

La portavoz (del FMI) Caroline Atkinson (…) preguntada sobre si Japón había solicitado la asistencia del FMI (después del desastre que ha sufrido el país tras el tsunami) , dijo: «Japón no ha solicitado ninguna ayuda financiera del FMI». Los escépticos se preguntaban cómo un país con una deuda nacional de más del 200% del PIB podía ser ‘fuerte y rico’.

(…) ¿Cómo ha hecho Japón para conservar no sólo su calificación (AA) crediticia, sino su condición de segunda o tercera mayor economía en el mundo, al tiempo que carga una enorme deuda?

La respuesta puede ser que el Gobierno japonés tiene una fuente privilegiada de financiación: posee el mayor banco de depósitos del mundo. Como en su momento lo dijo el ex vicepresidente de EE.UU. Dick Cheney: «Los déficits no importan». No importan, al menos, cuando usted es el dueño del banco que es su principal acreedor. Japón se ha mantenido inmune a los ataques especulativos que han paralizado a países como Grecia e Islandia, ya que no ha caído en la trampa de la dependencia del financiamiento externo.

El Japan Post Bank, es ahora el mayor depositario de ahorros personales en el mundo, lo que lo convierte en el más grande motor de crédito del planeta. Hoy, la mayoría del dinero se origina en la forma de préstamos bancarios, y los depósitos son el fondo mágico desde el cual este dinero-crédito es generado. Japan Post, no sólo es el banco de depósitos más grande del mundo, sino mayor banco de propiedad pública del orbe. En 2007, fue también el mayor empleador de Japón y el titular de una quinta parte de la deuda nacional en la forma de bonos del Gobierno. Como lo señaló Joe Weisenthal, escribiendo para Business Insider en febrero de 2010: “Puesto que la enorme deuda pública de Japón, está en gran parte en manos de sus propios ciudadanos, el país no tiene que preocuparse por la pérdida de la confianza de los inversionistas extranjeros.”

Si va a haber un abandono de la deuda pública, esto tendría que ser el resultado de que sus propios ciudadanos no quieran financiarla más. Y como muchos japoneses financian al Gobierno a través de sus cuentas en el Japan Post Bank —que a su vez adquiere deuda pública— esta institución sería el conducto para que se produjera un cambio.

(FIN DE LA CITA)

Fuente original: http://atimes.com/atimes/Japan/MD01Dh01.html

Traducción: http://www.diarioelpeso.com/anteriores/2011/13062011/JP_020511_JaponPuedePagarReconstruccion.php

(Ellen Brown desarrollo sus habilidades de investigación como abogada litigante en derecho civil en Los Ángeles. La Telaraña de Deuda (Web of Debt) es el último de los once libros que ha publicado) http://ellenbrown.com/