Pie de página: Captura de http://aljazeera.co.uk/indepth/opinion/2011/11/201111810548458225.html

1/08/2011

(CITO DE LAS FUENTES MENCIONADAS MÁS ABAJO)

Below is the text of a letter (published in an edited version) to the Guardian asking why they have not covered a key element of Venezuela today – reactionary persecution of progressive peasant activists by those forces opposed to the government’s progressive land reforms.

Dear Guardian editors:

We, the undersigned, ask why the Guardian ignored one of Venezuela’s most serious human rights problems – the assassination of hundreds of peasant activists since 2001 by gunmen hired by wealthy land owners.On June 8, VenezuelaAnalysis.com reported a 10,000 person march on the National Assembly to demand justice for the victims (“Venezuelan Peasant Organisations March to Demand Justice for Murders”).

The Guardian’s Caracas-based correspondent, Rory Carroll, reported none of this and has disregarded this grave human rights issue for years.

The Guardian has recently published articles about Chavez going bald (“Hugo Chávez expects to go bald after chemotherapy in Cuba“) and about his “conspiracy theories” surrounding the death of Simon Bolivar (“Hugo Chávez claims Simon Bolívar was murdered not backed by science“).

Peasants have clearly been targeted in order to defeat the Chavez government’s efforts to remedy the gross inequities in land distribution across Venezuela.  The victims of this violence, and the truth, deserve better.

Sincerely,
Noam Chomsky, MIT  /Roger Annis,  CanadaHaitiAction.ca /Diana Barahona, Sociologist and Journalist / Kenneth  Beckman, Owner of eCinemaVentures / Flávio Benedito, USP- Universidade de São  Paulo – Brazil/ Rachael Boothroyd, VenezuelAnalysis.com / Janeske Botes,  Media Studies, University of the Witwatersrand, South Africa / Charles Callman,  activist  / Brian Concannon, Human Rights Lawyer/ David Cromwell,  Medialens/ Andre Dahl Jensen, Activist, Webmaster
Mike Davis,  Author / David Edwards, Medialens / Edward Ellis, Filmmaker
Joe  Emersberger, HaitiAnalysis.com / Yves Engler, Author / Chiensan Feng,  Professor, Department of Journalism, National Cheng Chi University,Taiwan
Anthony Fenton, Journalist / Crystal Geyer, Activist  / Eva Golinger, Author, Correo del Orinoco International / Daniel Hirst,  Directeur de Recherche CNRS, Université de Provence, Aix-en-Provence,  France /Kim Ives, Haiti Liberte / John E. Jones, author, Canada/ Brooks  Kind, Artist/ David McKnight, Filmmaker, Wales/Nicaragua
Pablo Navarrete,  Alborada.net/ Manqoba Nxumalo, Journalist and Student, University of KwaZulu Natal, Swaziland/ Tamara Pearson, VenezuelAnalysis.com
David Peterson,  Writer /John Pilger, Filmmaker / Adrienne Pine, American University,  Washington DC  / Dr. Diana Raby, Senior Fellow in Latin American Studies,  University of Liverpool / Marthe Raymond, poet, playwright, indigenist  activist / Dr. William Robinson, University of California Santa Barbara
Manuel Rozental, Colombian activist and physician/ Leandro Sanchez  Photographer/Director United States/Venezuela / David Soori, London, UK
Jeb  Sprague, University of California Santa Barbara / Tom Vouloumanos, New  Democratic Party of Canada – Ahuntsic Riding Association President. /Megan  S-Warner TV and film producer United States / Greg Wilpert,  VenezuelAnalysis.com
Michael D. Yates, Professor Emeritus, University of  Pittsburgh at
Johnstown and Associate Editor of Monthly Review./ Gabriele  Zamparini, Filmmaker
(FIN DE LA CITA)
Fuentes:

13/11/2011

“La impunidad de los grandes terratenientes de Venezuela”, artículo de Jeb Sprague y Joe Emersberger en  la cadena de noticias Al Jazeera.

(CITO)

La revolución bolivariana ha dado pasos significativos en la mejora de las condiciones para las clases populares del país y promover un bloque regional alternativo, mientras que al mismo tiempo, promoviendo una forma única de la democracia participativa.

Sin embargo, la revolución bolivariana está luchando tanto por sus propias contradicciones y en contra de una larga historia de desigualdades sociales profundamente arraigados, intensificado por la globalización capitalista.

Esto es más claro, entonces, en la zona rural de Venezuela, donde vastas extensiones de tierra permanecen en manos de un grupo pequeño de familias extremadamente ricas.

El reciente documental “Tierras Libres” de Edward Ellis (http://venezuelanalysis.com/analysis/6438) cuenta una historia que ha sido prácticamente a oscuras por la prensa internacional-el asesinato de cientos de campesinos venezolanos por sicarios y paramilitares de derecha. Los campesinos han sido asesinados por tratar de aplicar la política del gobierno de Chávez de reforma agraria. Los delitos implican fuertemente ricos terratenientes que se oponen vehementemente a la reforma agraria.

(…)

Los asesinatos de campesinos han sido tan completamente ignorados por la prensa internacional que en agosto se envió una petición al Guardian del Reino Unido – periódico ámpliamente considerado como uno de los mejores periódicos “izquierdistas” del mundo. La petición, firmada por Noam Chomsky, John Pilger y otros, le preguntó al Guardián por qué, a pesar de tener un corresponsal en Caracas desde hace años, el tema ha sido ignorado por completo.

Por ejemplo, el Guardian, que nunca ha dejado de informar sobre críticas del gobierno de Chávez, no informó sobre los asesinatos ni a las manifestaciones destacando el tema, tales como la marcha de 08 de junio 2011, en la Asamblea Nacional de 10 mil personas, que fue organizado por los campesinos colectivos para exigir justicia.

Varias semanas después que la petición fue enviada, después de haber recibido más quejas, el Guardian permitió a Edward Ellis escribir un comentario sobre el tema. Ellis escribió que la impunidad de los ricos terratenientes en Venezuela “, desafía el discurso contemporáneo de los derechos humanos, que representa a la judicatura del país, como cautivo de los caprichos de un presidente hambriento por el poder” hombre fuerte “empeñados en acabar con la disidencia política”.

Un buen ejemplo de la “discurso contemporáneo de los derechos humanos” que Ellis mencionó es un informe publicado en agosto por el International Crisis Group (ICG) sobre el problema de la delincuencia violenta en Venezuela (“Violencia y política en Venezuela”). En su conclusión, el ICG señaló que “la violencia o su amenaza, se ha convertido en inherentes al proyecto político del presidente Chávez”.

No importa que, de acuerdo con las cifras proporcionadas en el propio informe de ICG, la gran mayoría de personas que murieron en la violencia política desde 1999 han sido los partidarios de Chávez. Cientos de campesinos como Hermes Escalona fueron asesinados por tratar de implementar una política que es de alta prioridad para un gobierno ansioso de terminar con la dependencia de Venezuela de las importaciones de alimentos. El hecho de que los propietarios de tierras más ricas, con impunidad, han podido asesinar a cientos de chavistas pone de manifiesto el poder de los ricos y su capacidad para la violencia.

Los adversarios de Chávez están bien posicionados, como gobernadores, alcaldes, legisladores, jueces y jefes de policía-para agravar los delitos violentos en general. El ex Policía Metropolitana de Caracas, por ejemplo, abiertamente colaboraron con el breve golpe que depuso brevemente a Chávez en 2002.

(FIN DE LA CITA)

Fuente original: http://aljazeera.co.uk/indepth/opinion/2011/11/201111810548458225.html

Traducción: http://www.aporrea.org/ddhh/a134736.html

(Jeb Sprague es el autor del libro de próxima aparición Paramilitarismo y el Asalto a la Democracia en Haití  (publicado en Monthly Review Press, 2012). Joe Emersberger es un escritor que vive en Canadá y opera el sitio web Canuckmediamonitor.)